Luego de que el presidente Iván Duque y parte de su equipo de Gobierno asistieran a una ceremonia religiosa en la Catedral Primada para ofrecer oración al Señor Caído de Monserrate, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, aseguró que en la capital del país aún no están autorizadas este tipo de reuniones.

“No hay autorización de ningún culto en recinto cerrado. Estamos en pleno pico. Soy creyente. Pero salir de esta crisis sanitaria y económica requiere un plan gubernamental serio y financiado, más allá de encomendarse en actos de fe, cualquiera que ella sea. Y claro, dar ejemplo”, señaló la alcaldesa.

Pero López no ha sido la única en criticar al presidente por haber asistido a esta ceremonia, teniendo en cuenta que este tipo de reuniones están prohibidas en el marco del aislamiento obligatorio en que se encuentra el país hasta el próximo 31 de agosto.

En el acto religioso Duque presentó al Señor de Monserrate su fe y amor por Colombia. “Nos inspira tu palabra, meditamos tus misterios y mientras trabajamos valientes, construyendo y trabajando por nuestro país, ponemos en tu providencia los dolores de esta dura pandemia de la que pronto, con tu ayuda, saldremos victoriosos”, dijo.

Sin embargo, las críticas también se inclinaron hacia la comparación de la celebración religiosa con la situación de seguridad del país.

El senador opositor Gustavo Bolívar escribió en su cuenta de Twitter: “Duque puede invocar al señor de Monserrate, a todos los santos y a todas la vírgenes, pero este Gobierno perverso no endereza porque en un Estado mafioso el presidente es un simple mandadero. Aquí se hace lo que digan los dueños de las armas y el dinero”.

Según la Casa de Nariño, Duque y parte de su equipo de Gobierno asistieron a la ceremonia por invitación directa del arzobispo de Bogotá, Luis José Rueda, y no hubo más de 20 personas en el recinto. También aseguraron que se respetaron los protocolos de bioseguridad.

Acompañaron al presidente, al primera dama, María Juliana Ruiz; la vicepresidenta , Marta Lucía Ramírez y su esposo, Álvaro Rincón; la ministra del Interior, Alicia Arango; el ministro de Salud, Fernando Ruiz y su esposa; el director del Dapre, Diego Molano; el consejero de información y prensa, Carlos Alberto Cortés ; y el asesor de prensa , Mauricio González.

También estuvieron presentes monseñor Julio Sólorzano, vicario episcopal; padre Ramón Zambrano; padre Jorge Marín, párroco de la Catedral; padre Ricardo Pulido, canciller de la Arquidiócesis ; padre Carlos Castillo, adscrito a la Catedral; sor Lucía Muñoz , sor Evangelina Porras, y sor Ruth Becerra.

Leave a Comment