Catorce organizaciones médicas y científicas le pidieron a los gobiernos nacional y distrital de Bogotá, que se retome una cuarentena general estricta, por dos semanas, debido a la situación crítica en la que se encuentran las Unidades de Cuidado Intensivo, no solo en Colombia sino en todo el país y la falta de equipos y personal suficiente para atender la emergencia.

La solicitud, firmada por la Federación Médica Colombiana, la Asociación Colombiana de Medicina Interna y Cuidados Intensivos, el Colegio Médico Colombiano y la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas, entre otras, tiene como fin frenar la propagación del virus y disminuir la mortalidad de esta enfermedad en todo el país.

En el caso de Bogotá, hay disponibles 117 camas UCI, y este domingo ingresaron cerca de 57 personas a estas unidades. Apenas hay un 10 % de camas para pacientes que requieren UCI, y se ha empezado a evidenciar un colapso en las redes públicas y privadas.

La capital de la República entró este lunes en una fase de cuarentenas escalonadas por localidades, que se van a ir cumpliendo durante el próximo mes y medio. En Medellín, en donde ha crecido significativamente el número de casos de COVID-19 también se declaró la alerta naranja en la ciudad y se estableció una cuarentena estricta en el centro de la ciudad.

“El número de personas contagiadas y decesos, más la ocupación de camas UCI, son un aviso de riesgo del inminente colapso del sistema, por lo cual, la cuarentena estricta podría disminuir con suficiencia la tasa de contagio si se continúa haciendo adecuaciones locativas del sistema y preparar el talento humano necesario, para una posterior apertura que se debe evaluar de manera gradual y controlada, vigilando el cumplimiento de medidas de bioseguridad y distanciamiento social en el transporte público y espacios que impliquen aglomeraciones humanas”, indicó el gremio médico.

Por el momento, las asociaciones médicas proponen que se siga dando a las poblaciones más vulnerables una renta básica, y a aquellos trabajadores independientes o informales que no tienen garantizado un ingreso fijo que cubra las necesidades básicas.

“Es evidente el esfuerzo por dotar las UCI en Bogotá con 1.486 camas a hoy. Sin embargo, estos espacios, al igual que todos los elementos de monitoreo y diagnóstico no se manejan solos. Se requiere de la participación activa inteligente y vigilante de personal para atender a los pacientes”, enfatizaron.

Las asociaciones médicas piden a los gobiernos distrital y nacional una inversión de un billón de pesos por año, con el objetivo de conformar equipos de prevención y control de riesgos de salud pública en cada municipio, y enfrentar enfermedades epidémicas y endémicas que afectan de manera permanente a la población.

“Los médicos consideran, igualmente, que sólo haciendo más pruebas e informando sus resultados en el máximo tiempo de 72 horas, ante la sospecha de contagio aún sin conocerlos, se puede contrarrestar el virus. Se debe proceder de inmediato a aislar a las personas sospechosas de contagio y establecer un cerco epidemiológico tal como lo ha recomendado la epidemióloga Zulma Cucunubá”, resaltaron los profesionales de la salud.

Advierten que el problema más crítico por la falta de profesionales para atender la emergencia es que se asigne a profesionales de la salud responsabilidades para las que no estén preparados, puesto que se obliga a médicos, enfermeros y demás profesionales a manejar una UCI sin tener el debido entrenamiento para ello.

“A nuestro juicio se está induciendo a que médicos y enfermeras sin información, conocimiento, entrenamiento y experiencia suficientes se encarguen del cuidado de pacientes de altísima complejidad. Esto contradice el paradigma del ejercicio médico , el cual es “el deber de cuidado”, lo que se puede traducirse a nivel individual en vulneración del derecho fundamental a la salud del paciente, puesto que cuenta aumenta los riesgos de iatrogenia a consecuencia de errores médicos por impericia, desconocimiento, ansiedad, miedo y fatiga”, concluyeron los profesionales de la salud.

Leave a Comment