La Procuraduría General decidió levantar la suspensión provisional por el término de tres meses impuesta a Ariel Palacios Calderón actual gobernador de Chocó, debido a que quien lo sucede en el cargo se encuentra en cuarentena esperando resultado de la prueba de COVID-19.

La determinación la tomó el Ministerio Público teniendo en cuenta que los casos por Covid están en aumento en esa zona del país y se deben tomar determinaciones en materia de salud. Decisiones que deben ser tomadas por el mandatario departamental.

“La decisión de levantar la medida cautelar impuesta al gobernador Palacios Calderón tiene origen en la situación que enfrenta el departamento con 1.268 casos de COVID-19 y 1351 en espera de resultados, la ocupación del 100% de las camas de la Unidad de Cuidados Intensivos de la ESE Departamental Hospital San Francisco de Asís”, señaló el documento.

Si bien, en su momento, se estimó necesario designar un nuevo gobernador encargado, eso, implicaría una contingencia institucional que conforme a la realidad descrita resultaría inconveniente, por lo que es “imprescindible y urgente la continuidad en el ejercicio de la función administrativa en la entidad territorial”.

“Las anteriores circunstancias imponen a esta instancia de manera urgente la obligación de analizar si resulta conveniente mantener la medida de suspensión provisional impuesta por 3 meses al gobernador del departamento, la cual vencería en 10 días, y ponderar mantener la medida ante una eventual interrupción en la continuidad en la administración departamental que podría poner en riesgo los derechos fundamentales a la vida y a la salud de la población habitante de la entidad territorial, expuso la providencia.

Sin embargo, este lunes se conoció que el gobernador encargado Jefferson Mena dio negativo en las pruebas realizadas a él y su familia.

Cabe mencionar que la suspensión del gobernador se cumpliría en 10 días.

Leave a Comment