La presidenta del Consejo Superior de la Judicatura, magistrada Diana Remolina, solicitó a la Sala Jurisdiccional Disciplinaria que investigue las actuaciones del juez 10 civil municipal de Cartagena, luego de que el funcionario se negó a unir en matrimonio a dos mujeres.

“Resulta prioritario que se investigue y evalúe la eventual comisión de faltas disciplinarias en este caso, teniendo en cuenta que las decisiones judiciales han de fundamentarse en derecho como garantía y protección del derecho de acceso a la administración de justicia de todos los ciudadanos”, dice el documento.

El delegado de la Rama Judicial se encuentra en la palestra pública debido a que por sus creencias religiosas, se negó a unir en matrimonio a dos mujeres en Cartagena.

“No puedo casar a dicha pareja del mismo sexo porque ello contraria mi moral cristiana, va en contra de mis principios esenciales”, dice en su sentencia el juez Ramiro Flórez Torres, quien además manifiesta que “cuando exista conflicto entre lo que dice la ley humana y lo que dice la ley de Dios, yo prefiero la ley de Dios, porque prefiero agradar primero a mi señor Dios todopoderoso antes que al ser humano”.

El juez fue criticado en todos los sectores debido a que, con su decisión, incumplió con la sentencia SU-214 de 2016, con la cual la Corte Constitucional aprobó el matrimonio entre parejas del mismo sexo.

Leave a Comment