En entrevista con Colprensa, el consejero para la Estabilización, Emilio Archila, aseguró que el Gobierno avanza de manera decidida en la implementación del acuerdo de paz. Además, habló de la importancia que tendrá la inyección de recursos que Estados Unidos anunció para las zonas rurales de Colombia.

Estados Unidos hace poco anunció una importante inyección de recursos para las zonas rurales del país, de los cuales más de 3 mil millones estarán destinados a la estabilización de territorios priorizados por afectación de la violencia ¿Por qué?

-Este es un plan en el que venimos trabajando mano a mano muchas entidades de Colombia, bajo la coordinación de la Consejería para la Estabilización y entidades de los Estados Unidos. Identificamos que más del 90% de la coca del país está en 120 de los 170 municipios más afectados por la violencia y la pobreza, los municipios de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET).

¿Cómo se hará la distribución de estos recursos?

-Tenemos diseñado un plan en el cual no tendríamos solamente un esquema de sustitución voluntaria de cultivos sino 4 esquemas de sustitución de cultivos, cada uno hecho específicamente con las características de la región en la que se implementará.

¿Se fortalecerá entonces el Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos Ilícitos (PNIS)?

-El PNIS avanza muy bien. Nosotros recibimos ese programa de sustitución en una muy mala situación. Hemos invertido más de un billón de pesos en ese programa y tal como lo decía el reporte de Naciones Unidas, hemos logrado que menos del 1% de quienes habían tomado esa decisión, vuelvan a cultivar. Realmente creo que estamos haciendo unos esfuerzos grandes.

De otra parte, hemos diseñado otros sistemas de sustitución de cultivos de hoja de coca, que algunos estarán el proyecto que vamos a realizar con el Gobierno de los Estados Unidos.

En medio de todas las críticas que han surgido por la ola de violencia de los últimos días en el país, que las autoridades han relacionado con el narcotráfico ¿Qué impacto espera de estos programas que hoy lidera?

-La mayoría son de largo plazo. Los PDET y la Reforma Rural Integral están pensados para que duren 15 años, entonces, lo que yo espero es cumplirle al presidente Duque en la misión que me encargó. Así que lo que yo sueño es que cuando llegue diciembre del 2021, todos estos proyectos, que realmente van a cambiarle la fotografía a la Colombia que más lo necesita, estén en una etapa en la que nadie los pueda echar para atrás.

En todos los campos de la implementación nos hemos asegurado de tener una decisión política de que Colombia como país va a seguir adelante, de tener una planeación para el largo plazo.

Pero el Gobierno sigue recibiendo críticas por el fenómeno del narcotráfico, en especial por las masacres de los últimos días.

-A veces se nos olvida que Colombia inició el proceso de implementación de los acuerdos de paz sabiendo que había otras fuertes de circunstancias que era necesario superar. Al mimos tiempo que estamos avanzando, estamos afrontando el reto del narcotráfico, enfrentando el reto de los problemas que nos genera Venezuela y su dictador y entendiendo que durante estos meses se nos ha complicado la vida debido al Covid.

Puedo entender que a veces en la discusión política se trate de mezclar las cosas y pretender mostrar que los esfuerzos adicionales que tenemos que tomar para superar estas circunstancias implican alguna desidía o alguna pereza en la implementación de los acuerdos de paz, pero cualquier persona que revise con juicio lo que estamos haciendo va a llegar a la conclusión de que eso no es lo que pasa.

Sin embargo, las críticas vienen también porque territorios como Samaniego, Nariño, donde ocurrió la masacre de 8 personas, no son priorizados para la llegada integral del Estado

-Nosotros tenemos priorizados 170 municipios PDET, pero hay que hacer la claridad de que este es solo uno de los programas de la Política de Paz con Legalidad. Como país tenemos que tener claro que tenemos que sacar adelante los municipios más afectados por la violencia.

El Gobierno también avanza con programas para beneficiar estas zonas, como Colombia Rural, que construye vías terciarias para todo los municipios rurales. Los programas de educación rural del Ministerio de Educación son para todos los municipios que lo necesitan, los programas de electrificación rural son para todos los municipios que lo necesitan, el programa Agua al Campo son para todos los que lo necesitan, entonces, un municipio no necesariamente tiene que ser PDET para que lo tengamos en cuenta.

La Reforma Rural sigue siendo una deuda ¿Cómo avanza en eso el Gobierno?

-Súper fuerte. Tenemos la Ley de Justicia Agraria presentada en el Congreso en este momento, tenemos la Ley de Riego presentada en este momento, tenemos el Catastro Multipropósito andando con más de 200 millones de dólares en inversión, tenemos el programa Coseche y Venda a la Fija, tenemos el sistema de adquisición de tierras más barato para las mujeres rurales, hemos formalizado más de 600 mil hectáreas, el programa de salud rural lo renovamos con el doble presupuesto, estamos llegando a casi un millón de colombianos que no tenían electricidad.

Usted menciona los proyectos que están en curso, sin embargo, se ha vuelto a poner sobre la mesa la posibilidad de que se comprometan los recursos de la paz con el proyecto de reforma al sistema de regalías ¿Eso es cierto?

-Lo que se está destinando, por una modificación que hicimos nosotros a la implementación de los PDET es el 7% de las regalías. Ese 7% de las regalías se administra en un OCAD Paz, en cuya secretaría participan los alcaldes, los gobernadores, el DNP y yo lo presido.

Ese 7% se va a seguir administrando en esa instancia, con ese mismo nombre. Lo que estamos logrando en Ley de Regalías es que se adelanten los recursos que tendríamos durante los próximos 12 años, así que lo que estamos haciendo es fortalecer ese OCAD Paz con más recursos para los municipios PDET. Hay riesgo de que nos vaya mejor.

Leave a Comment