El senador colombiano Iván Cepeda anunció este lunes que recusará al fiscal general, Francisco Barbosa, y pedirá uno ad hoc para el caso que tiene en prisión domiciliaria al expresidente Álvaro Uribe ante la posibilidad de que el expediente sea remitido a la Fiscalía por la Corte Suprema de Justicia.

“Vamos a proceder a recusar al señor fiscal general de la nación y, por supuesto, por esa misma línea también a su subordinada la señora vicefiscal (Martha Janeth Mancera) con relación a esta investigación. Creemos que hay impedimentos objetivos”, expresó Cepeda en una declaración a la prensa.

La razón para la recusación es un probable conflicto de intereses ya que el fiscal Barbosa es amigo de vieja data del presidente colombiano, Iván Duque, del partido de derechas Centro Democrático, fundado por Uribe en 2014.

Medios locales dijeron hoy que la Corte remitirá a la Fiscalía el caso por supuesta compra de testigos y fraude procesal que le sigue al expresidente al considerar que con la renuncia de Uribe a su escaño como senador, el pasado 18 de agosto, ya no tiene competencia sobre el mismo.

Sin embargo la Corte Suprema no ha confirmado aún las versiones de que dejará el caso en manos de la Fiscalía.

La defensa de Uribe considera que cuando el expresidente dejó su puesto en el Senado perdió su fuero de congresista, razón por la que la Corte lleva el caso, y por ello pidió que el proceso pase a la justicia ordinaria y la Fiscalía asuma su expediente.

En ese sentido Cepeda, contraparte del proceso contra Uribe, dice que acata una posible decisión en ese sentido y la respeta, pero reveló que la Corte Suprema de Justicia no le ha notificado nada.

FISCAL AD HOC ELEGIDO POR LA CORTE

El senador Cepeda, que hace parte del izquierdista partido Polo Democrático Alternativo (PDA), manifestó que pedirán un fiscal ad hoc para el caso, cuya terna suele ser propuesta por el presidente.

Sin embargo, el congresista dijo que para este caso solicitará que sea la Corte Suprema la que proponga la terna porque el presidente colombiano, Iván Duque, “no ha disimulado en estos días” los “intereses que tiene con relación a este proceso”.

“No solamente ha expresado públicamente cuáles son sus simpatías, ha hecho una defensa a ultranza del hoy exsenador Álvaro Uribe, sino también ha intervenido o intentado interferir con la independencia del poder judicial. Así que también adelantamos desde ya que vamos a señalar que el señor presidente está impedido para intervenir de cualquier forma en el nombramiento de un fiscal ad hoc”, detalló.

El propio Cepeda pidió el 12 de agosto a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y a la ONU que instaran a Duque a cesar “cualquier acto de interferencia o presión” contra las decisiones judiciales en el proceso contra Uribe, su mentor.

Esto porque una vez se conoció la decisión de enviar a prisión domiciliaria a Uribe, Duque lamentó que no se le permitiese “defenderse en libertad” y alegó que a criminales sí se les garantiza el no ir a prisión.

EL CASO

El proceso que tiene a Uribe en detención domiciliaria comenzó en 2012 cuando demandó por supuesta manipulación de testigos a Cepeda, que en esa época preparaba una denuncia en el Congreso en su contra por supuestos vínculos con el paramilitarismo.

El proceso contra Cepeda cambió cuando el magistrado de la Corte Suprema José Luis Barceló, que fue quien recibió el caso, no solo lo archivó sino que le abrió una investigación por supuesta manipulación de testigos al demandante.

Leave a Comment