El 39,4% de los profesionales de la salud ha sufrido trastornos de ansiedad, depresión o insomnio durante la atención de la pandemia del COVID-19. Así lo determinan los resultados del estudio nacional de salud mental en los profesionales de la salud del Centro de Excelencia en Investigación en Salud Mental (CESISM) de la Universidad CES, de Medellín.

El estudio se realizó a través de encuestas a 711 profesionales de la salud durante el mes de julio de 2020. La muestra estuvo compuesta principalmente por personal de Bogotá y Medellín. 67% de los encuestados fueron médicos, 22% enfermeras y 9% otros profesionales de la salud.

Yolanda Torres, directora del CESISM, explicó que, según los hallazgos, el 33,3% de los profesionales ha presentado ansiedad, 23,6% ha sufrido de depresión y el 11,7% ha enfrentado trastorno de insomnio durante estos meses de atención de la pandemia del covid-19.

Según los datos, los médicos han sido los más afectados por estos tres trastornos: 35,4% de ellos ha sufrido ansiedad, 26,7% depresión y 13% insomnio.

En cuanto al personal de enfermería, 27,8% ha presentado ansiedad, 16,7% depresión y 10,5% insomnio. Otros profesionales de la salud se han visto afectados de la siguiente manera: 31,8% ansiedad, 18,2% depresión y 4,5% insomnio.

39,2% ha sentido que la pandemia ha afectado mucho su salud mental, frente a un 54,6% que considera que le ha afectado poco y un 6,2% que siente que la pandemia no ha afectado su salud mental.

Según el estudio, factores como la discriminación social, el aislamiento de la familia, el aumento de la carga de trabajo, la preocupación por infectarse, el tener contacto con pacientes con covid y el trabajo en área de hospitalización son algunos de los factores de riesgo que han aumentado los problemas de ansiedad, depresión e insomnio del personal del sector salud.

Por ejemplo, el estudio permitió demostrar que el 35,6% de los profesionales se ha sentido discriminado por trabajar en un hospital o clínica durante la pandemia y que el 38% se ha tenido que aislar de su familia por su trabajo en el sector de la salud.

Además, existe una preocupación latente en el grupo de profesionales respecto a contagiar a uno de sus familiares, pues al 87,9% le preocupa mucho contagiar a su círculo cercano y al 46,3% de ellos les preocupa contagiarse durante su trabajo.

Según la doctora Torres, 47,1% de los profesionales ha recibido atención y apoyo psicológico para manejar sus episodios de estrés y ansiedad durante la pandemia. Sin embargo, el dato demuestra que existe todavía una deuda en el acompañamiento a estos profesionales para cubrir sus necesidades en salud mental.

El estudio concluyó que la pandemia ha generado un ambiente propicio para el deterioro de la salud mental del personal de salud, por lo que es necesario aplicar prontamente estrategias de apoyo psicológico en sus lugares de trabajo.

“Se deben desarrollar modelos de prevención e intervención de la crisis psicosocial, con la aplicación de internet y tecnologías apropiadas, de ser posible logrando integrar a todas las organizaciones de salud”, afirmó la directora Yolanda Torres.

Durante la presentación de los resultados, Torres también recordó que, según los datos del Instituto Nacional de Salud, al 31 de julio 4.493 profesionales de la salud se habían contagiado de COVID-19 en el país y 40 habían fallecido

Leave a Comment