Tres hombres y una mujer, de nacionalidad venezolana, fueron capturados en una operación denominada Santa Ana, señalados de comprar armas y pretender conformar un grupo armado ilegal en territorio colombiano,

Los hombres, cuya identidad no dieron a conocer las autoridades, fueron detenidos en Bogotá, y la mujer, de nombre Yatzia Alexandra Alvarez Mirabal, en Barranquilla.

Según el presidente Iván Duque, esta mujer era la encargada de organizar la compra de armas, financiada con dinero proveniente de actividades ilícitas en el extranjero y hacer los contactos para conformar un brazo armado ilegal con el fin de realizar acciones desestabilizantes en Colombia.

Las capturas, agregó Duque, fueron el resultado de una investigación que duró cinco meses y que empezó tras el decomiso de un cargamento de armas en la vía que de Barranquilla conduce a Santa Marta. El 23 de marzo, de este año, las autoridades se incautaron de 26 fusiles, binoculares, radios de comunicación, visores nocturnos, veinte miras de fusil sig sawel, 23 miras para fusil, 30 unidades de miras laser, silenciadores, y otros elementos. Tras esta operación y con el respaldo de la oficina de Investigación de Seguridad Nacional de EE.UU. “se logró identificar lo que estaban planificando en Colombia”.

El director de la Policía, el general Óscar Atehortúa, detalló que Yatzia Álvarez, fungía, además como interprete entre el general venezolano Cliver Alcalá y el estadounidense Jordan Goudreau para pactar la negociación de las armas, por lo que se solicitará su entrega a la Justicia colombiana para que respondan por tales delitos.

Expresó, en rueda de prensa, Atehortúa, que los capturados conformaban una red de inteligencia que pretendía filtrar información a Venezuela, y que organizaron varias acciones desestabilizadoras en Colombia, las cuáles fueron impedidas a tiempo por las autoridades.

En la operación Santa Ana participaron la Policía Nacional, el Ejército de Colombia, Migración Colombia y la Fiscalía General de la Nación.

Leave a Comment