Sin mayores sorpresas, al mediodía de ayer fue elegida Margarita Cabello como procuradora general de la Nación para el periodo 2021 – 2025, en reemplazo de Fernando Carrillo quien terminará su mandato constitucional en enero.

Desde hace una semana la exministra de Justicia, ternada por el presidente Iván Duque, había conseguido el aval de los senadores de varios partidos (Centro Democrático, Conservador, La U, Cambio Radical y Partido Liberal, al igual que los partidos cristianos), impulsada por la bancada costeña, y logró imponerse a los otros candidatos con 83 votos. El exviceprocurador Juan Carlos Cortés, candidato del Consejo de Estado, obtuvo 16 apoyos, mientras que el exmagistrado Wilson Ruiz, ternado por la Corte Suprema de Justicia, no tuvo votos.

Rompiendo techos de cristal

Cabello se convertirá en la primera mujer que llega a la cabeza de la Procuraduría, entidad con 50 años; ya había sido la segunda presidenta de la Corte Suprema de Justicia.

“Este apoyo que ustedes hoy me dan lo entiendo como una exaltación a las mujeres de Colombia que hemos logrado ascender peldaño a peldaño para conquistar espacios de la vida pública y privada que hasta hace algunos años eran una aspiración lejana y hoy son una conquista y una esperanza para millones de mujeres que luchan a diario por alcanzar posiciones que sus madres y sus abuelas nunca imaginaron”, dijo Cabello ante la plenaria del Senado. Lea aquí: Polémica por la independencia que tendría Cabello en la Procuraduría

Y agregó: “Tenemos la responsabilidad de hacerlo bien, de acertar, para que después lleguen muchas más mujeres a muchos más cargos de responsabilidad en todos los ámbitos de la sociedad”.

La recién elegida procuradora es una abogada barranquillera. En su ciudad se desempeñaba como magistrada de la Sala Civil del Tribunal Superior de Barranquilla, hasta que en abril de 2009 fue nombrada Procuradora Delegada para Vigilancia Disciplinaria por Alejandro Ordóñez. Fue en diciembre de 2009 que su nombre tomó relevancia nacional, cuando el entonces presidente Álvaro Uribe la incluyó en la segunda terna que presentó a la Corte Suprema para elegir Fiscal General de la Nación, por proposición del mismo Ordóñez. En esa oportunidad no fue elegida, pese a tener el respaldo de varios magistrados no consolidó una mayoría; es de recordar que en esa oportunidad el presidente tuvo que presentar tres ternas y Viviane Morales resulto elegida en 2011 cuando ya Juan Manuel Santos era presidente.

El 14 de febrero de 2012 fue elegida como magistrada de la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia, en reemplazo de Pedro Munar Cadena. Para 2016 fue elegida por sus compañeros como presidenta de la Corte y en 2017 lo fue como presidenta de la Comisión Nacional de Género de la Rama Judicial.

En diciembre de 2018 volvió a ser ternada por el presidente Iván Duque para que fuera elegida como fiscal ad hoc para el caso Odebrecht, dados los impedimentos de Néstor Humberto Martínez, pero renunció antes de la elección en la que resultó ganador Leonardo Espinosa. Lea aquí: Quién es Margarita Cabello, la primera mujer elegida como procuradora

El 11 de junio de 2019 tomó posesión como ministra de Justicia en reemplazo de Gloria María Barrero, quien renunció. Tiempo en el que tuvo a cargo la política criminal y penitenciaria, ya que enfrentó los efectos del coronavirus en las cárceles del país y promovió un decreto que permitió la salida de prisión de cerca de 2.000 presos, una cifra que se quedó corta ante el problema de hacinamiento que a inicios de la pandemia era del 54 %. Presentó y retiró la reforma a la justicia, con lo que quedó en deuda. Y renunció el 17 de agosto pasado después de que se concretara su nominación para este cargo.

Precisamente su cercanía con el mandatario es una de las cosas que tuvo en contra en esta corta campaña a la Procuraduría, ya que según analistas como Andrés Hernández, director de Transparencia por Colombia, quedaba en duda su nivel de independencia para estar a cargo de ese importante organismo de control disciplinario.

Un trino del expresidente Andrés Pastrana del 18 de agosto, en su cuenta de Twitter, aludió a que la nominación de Cabello a la Procuraduría era “entregarse a los Char” (la familia política con más poder en Barranquilla). Dijo textualmente: “@IvanDuque, entregarse a los Char es un error histórico en contravía del mandato que le dieron las urnas @PGN_COL @SenadoGovCo”.

En contexto, con el procurador Fernando Carrillo ocurrió algo parecido. Fue ministro del Interior del presidente Juan Manuel Santos y también su embajador en España. A su regreso a Colombia, en octubre de 2016, se convirtió en procurador postulado por el Consejo de Estado.

Los nuevos retos

De acuerdo con Hernández, Cabello tendrá a su cargo la defensa de los derechos humanos y de lo público como valores fundamentales del Estado de Derecho. “Lo que se espera es una gestión apegada a la independencia de los poderes públicos y a la misión que le confiere la Constitución”.

Según su análisis, “la Procuraduría en los últimos años ha sido una de las protagonistas de generar acciones, avances e innovaciones en cómo atacar la corrupción, ha hecho uso interesante de acciones populares ante la justicia y el reto es capitalizar, cultivar sobre esos avances, y seguirlos ampliando, la expectativa es que la Procuraduría pueda cumplir la lucha contra las grandes redes que coptan del Estado”.

De ahí que la misma Cabello haya dicho en su discurso ante los senadores: “Voy a ser adversaria infatigable de los corruptos, aliada perseverante de los servidores que quieran acertar y dar resultados y vocera comprometida de la gente y sus problemas”.

Leave a Comment