La investigación de las autoridades concluyó un giro en el crimen de Arley Chalá, escolta del líder social Leyner Palacios, en marzo del año en curso, en el barrio La Selva de Cali.

Según la Policía y la Fiscalía, el escolta adscrito a la Unidad Nacional de Protección, UNP, herido en aproximadamente 18 ocasiones con arma de fuego, fue asesinado por error.

El pasado 4 de marzo, los sicarios, al parecer, confundieron a Chalá con Harley Arce Domínguez, hermano de crianza de la víctima.

Arce, para las autoridades, era el objetivo real del ataque. La confusión, dicen, se dio por el parecido físico entre ellos.

Se conoció que, de hecho, Arce fue ultimado el 15 de marzo por delincuentes de la misma estructura delictiva que 11 días antes le quitó la vida a Chalá.

Taxista asesinado

Las pesquisas determinaron que, Yimmy Ortiz Franco, taxista involucrado en el crimen de Chalá, fue asesinado por los sicarios para no dejar testigos.

Este sujeto, que transportó a los presuntos asesinos hasta el barrio La Selva donde el escolta fue asesinado, fue ultimado solo dos días después, el 6 de marzo.

Al parecer, la estructura delictiva liderada por alias Lugo, reseñado como coordinador de sicarios, decidió asesinar a Ortiz porque lo consideraban una amenaza.

El cadáver del taxista fue encontrado en el barrio Desepaz de Cali con múltiples heridas provocadas por arma de fuego.

Capturados

Cinco personas han sido capturadas hasta ahora por esta serie de homicidios.

Alias Lugo fue detenido en calidad de autor intelectual de los asesinatos; alias Andrés y alias Tuerto como presuntos implicados en los homicidios del Chalá y el taxista Ortiz; y alias Octavio y alias Galler por el crimen de Arce, objetivo real de los sicarios, según las autoridades, y hermano de crianza del escolta de Leyner Palacios.

En los homicidios de Chalá y Ortiz fue utilizada la misma arma de fuego.

Leave a Comment