250.000 moteros se concentran en Estados Unidos en plena pandemia por coronavirus

Sturgis, una pequeña población de Dakota del Sur, en Estados Unidos, se ha convertido en el lugar que ha reunido la mayor concentración de personas desde que comenzó la crisis mundial por el coronavirus. Esta localidad ha pasado de sus 7.000 habitantes habituales a más de 250.000 en apenas unas horas y todo gracias al festival que, cada año, reúnes a miles de moteros en sus calles.

Mientras las cifras de la pandemia no dejan de crecer en todo el mundo, Sturgis se ha mostrado como un oasis en medio del desierto. Allí no hay mascarillas ni distancia de seguridad: los bares y restaurantes están repletos, la gente pasea por las calles como si no pasara nada y las discotecas se llenan cada noche sin que nadie ponga freno a lo que parece una locura.

Nadie se ha atrevido a cancelar el festival ya que tanto la ciudad como sus alrededores viven todo el año de lo que se recauda en esta semana. Una encuesta del New York Times entre los habitantes de Sturgis revelaba que más de la mitad prefería haber cancelado el evento de 2020, pero las autoridades no se atrevieron a llevar a cabo esa medida drástica.

La mayor concentración del mundo

El festival de Sturgis dura 10 días y comenzó el pasado viernes 7 de agosto. Hasta el domingo 16 se espera a más de un cuarto de millón de personas, una cifra que se queda lejos de los 800.000 que asistieron en 2015 en lo que supuso un récord de asistencia al certamen, pero que sigue siendo la mayor concentración de personas del mundo en plena pandemia.

Por si fuera poco, tampoco ha faltado una pequeña caravana en apoyo a Donald Trump, que no pierde de vista la cita electoral del próximo mes de noviembre y aprovecha cualquier oportunidad para tratar de llegar a sus votantes. El hecho de que la gobernadora de Dakota del Sur sea la republicana Kristi Noem también ha ayudado a que el festival siguiera adelante y no fuera cancelado.

El alcalde de Sturgis, Mark Carstensen, se ha visto entre la espada y la pared. Asegura que «no se puede parar a la gente», así que ha tomado medidas de cara a la galería: no suspende el festival, pero sí los desfiles por la ciudad. Tampoco ha cancelado el concierto de música, que reúne a miles de personas y donde la banda Smash Mouth hacía casi apología de no llevar mascarilla durante su actuación.

Esta es la 80ª edición de este festival motero, que lleva celebrándose desde 1938. La camiseta más vendida de este año es la tiene este lema: «Screw Covid I went to Sturgis», algo así como «al diablo con el covid, yo fui a Sturgis«. Mientras, Estados Unidos sigue siendo el país más afectado del mundo por el coronavirus y ya son más de cinco millones los contagiados. Los sanitarios tiemblan ante la posibilidad de que en las próximas semanas el virus se multiplique cuando los moteros vuelvan a sus respectivas casas.

Leave a Comment